Un instrumento clave para leer textos antiguos: las buenas clases de paleografía

Por María Zozaya

A menudo los escritores, humanistas y artistas buscan en textos antiguos para inspirarse en sus obras o realizar investigaciones para dotar de un contexto sus novelas, o directamente precisan usar los documentos como fuente esencial.

El problema a mi juicio es que, más que encontrarse con los textos, se enfrentan con ellos y no los saben descifrar ni descodificar. Incluso a menudo ni los propios historiadores están familiarizados con la paleografía debido a las fallas de la formación contemporánea.

ArchHistCAdiz20009

A la par, con la era de la informática, numerosos archivos se encuentran en la red, y de nuevo tanto legos como neófitos es común que no puedan usar esos recursos debido a que no saben entender sus contenidos. Leer letras antiguas, aunque sean las recientes del siglo XIX, es un conocimiento especilizado que tiene sus códigos y precisa de unas enseñanzas concretas. La inmensa ventaja es que una vez que se aprende a leerlas ya siempre se sabe, lo que permite enfrentarse a nuevos textos y letras de diferentes documentos. Es esencial aprender los trazos y saber descodificar sus abreviaturas, síncopas y otras tantas variantes. De otro modo los textos antiguos pueden quedar incomprensibles, perder parte de su verdadero sentido o, directamente, caer en el error de transcribir cuantiosos fallos de información por leer con erratas (es decir, confundir palabras y ponerlas errénamente) lo que lleva a exponer mal los contenidos.

IMG2406

Es esencial por tanto recibir clases de paleografía prácticas. Asimismo, buenas clases de paleografía. La persona más adecuada para enseñarla ha de tener vocación docente, capacidad de concrección y tener los conceptos clarísimos para, con su propio método didáctico, lograr enseñar a los neófitos y también los a legos las claves de la lectura (a menudo relacionadas con la escritura); condiciones todas ellas que reúne Leonor Zozaya, que además cuenta con una experiencia docente en la materia de un lustro en la Universidad Complutense. Es esencial encontrar un buen profesor en la materia que haga llegar de verdad sus saberes con generosidad, lógica y capacidad docente.

 

Con los cursos que Zozaya imparte en junio -y con cierta frecuencia en la red, donde cuenta con una página especializada sobre el tema– se pueden reforzar los conocimientos en esa herramienta tan esencial y paradójicamete tan olvidada en general en las carreras de humanidades, donde su enseñanza es frecuentemente de corte teórico en vez de práctico, y es lamentablemente impartida por gente que no tiene la suficiente cualificación (como más de uno ha sufrido en la licenciatura), cuando sin embargo esto es precisamente lo que necesita el humanista al acercarse a los archivos y los documentos antiguos para tener éxito en sus resultados.

TallerPaleografia


Maria Zozaya

María Zozaya (Madrid, 1975) es doctora y licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a numerosos lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

4 pensamientos sobre “Un instrumento clave para leer textos antiguos: las buenas clases de paleografía”

  1. Estimada Doctora Zozaya, mi nombre es Gelita y encontré unos pergaminos que hablan de mi pueblo y me gustaría saber lo que dice. Me podría ayudar? perdón por mi atrevimiento. Dejo mi correo en caso que sea un si. Entendería lo contrario. saludos.

    1. Estimada Gelita,
      Las clases de paleografía que recomendamos son precisamente para que usted pueda aprender desde cualquier parte del mundo a leer documentos, pues son por internet. Yo sólo puedo recomendar las clases de Leonor Zozaya, que fue con la que realmente aprendí a leer los trazos de las letras, incluida la procesal encadenada en la que ella es especialista (por eso digo “las buenas clases de paleografía”, preste atención a la gente que sólo lee la misma lámina siempre, ya traducida en diversos manuales, como lamentablemente es práctica en algunas universidades). O bien encuentra un buen profesor, o bien paga a un paleógrafo que las transcriba, o con suerte a un historiador en busca de un tema de investigación que quiera transcribirlo y estudiarlo. Esto es lo ideal: un becario que esté buscando un tema de master. Es lo ideal para impulsar los estudios locales. Mucha suerte.

  2. Estimada Doctora Zozaya, mi nombre es Carlos Sanchez de nacionalidad nicaragüense. Estoy iniciándome en el fascinante mundo de la lectura e investigación de fuentes primarias. Soy estudiante de Maestría en investigación histórica local en mi país, en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN-León. Seria un honor para mi que usted me confiriera algunos consejos para mejora mi lectura de fuentes documentales, ya que en la Maestría que se nos impartió, no se nos brindo dicho taller. Agradeciéndole de antemano su tiempo y gentileza, le saludo.

    1. Estimado Carlos,
      Es normal -lamentablemente- que se desatiendan tales materias, cuando en realidad deberían ser instrumentos esenciales para el historiador. A mi juicio es porque quienes son responsables de dichas materias no son especialistas en ellas o no siempre las saben impartir bien.
      La Doctora Leonor Zozaya tiene un blog de paleografía en donde puedes encontrar consejos y cursos on line que creo te pueden ayudar
      http://paleografia.hypotheses.org/
      Encontrarás allí la información, que puedes pedirle que te amplíe
      Muchas gracias por tu interés

Responder a Carlos Sanchez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *