Archivos de la categoría Asociacionismo

El Círculo Eborense apoyado por la Gulbenkian

El archivo de una asociación privada está siendo rescatado por una fundación gracias a la movilización conseguida desde una universidad pública.

Fondos públicos y bienes privados se unen con un único objetivo, el de rescatar los acervos documentales de una asociación que, aún de naturaleza societaria privada, custodia numerosa información relativa al pasado de una comunidad, en este caso de la élite alentejana, por sentar su sede en el corazón de Évora.

Parte de los fondos del Círculo Eborense antes de reestructurar su archivo.
El Círculo Eborense consigue salvar sus fondos, que desde hacía décadas estaban en grave riesgo de perderse

Si bien parte de ellos ya son irrecuperables porque han sido tirados o quemados, desde 2017 está en marcha un proyecto ganador de una de las candidaturas de la Fundación Calouste Gulbenkian  para recuperar archivos privados. De manera pionera por tratarse de una asociación elitista privada excluyente, que normalmente no permite abrir sus fondos a entidades públicas, un equipo dedicado a la investigación de asociaciones desde el CIDEHUS-UÉ consiguió la colaboración entre las tres instituciones. El grupo dinamizado por María Zozaya y codirigido por María Ana Bernardo, con el trabajo esencial de David Batista y el apoyo asesor de Jorge Janeiro como director del Archivo Distrital de Évora, ha conseguido recuperar sus fondos para los años venideros.

“Libro de Matrícula”  limpio por anoxia, Círculo Eborense, proyecto Gulbenkian-CIDEHUS.

 

De esta manera está en marcha un proyecto que ha salvado, encontrado y rescatado numerosos documentos

Ha unificado las unidades archivísticas , ha limpiado los documentos de microorganismos por anoxia, ha organizado y descrito sus fondos (para lo que ha sido esencial David Batista) y reorganizado sus partituras (para lo que ha contado con la colaboración de Luis Henriques). Contando iempre con la colaboración del Círculo Eborense, su directiva y sus socios, que han sido conscientes del valor cultural patrimonial e identitario que custodian en sus fondos, han incluso conseguido encontrar libros que estaban perdidos.

 

En este blog se irán sacando a la luz y divulgando de manera novedosa algunos de los fondos ejemplares del acervo documental que esta asociación reúne, que es expresiva de la riqueza asociativa portuguesa, y un claro reflejo de la cohesión social que generó a lo largo del siglo XIX y XX.

Citar esta entrada :

M. Zozaya, M. Ana Bernardo, D. Batista,  «El Circulo Eborense apoyado por la Gulbenkian», en Sociabilidad y Élites, ISSN: 2444-8052; 23-05-2016, https://sociabilidad.hypotheses.org/1109

Maria Zozaya

Nacida en Madrid en 1975. Doctora y Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a múltiples lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

La llave de la asociación (archivos del bien privado al público)

Por María Zozaya
Entre el 28 y el 30 de noviembre el Archivo Distrital de Évora ha celebrado el centenario de su creación en 1906.

Por iniciativa de Jorge Janeiro junto el personal del ADÉ, el encuentro ha congregado a múltiples especialistas en temática archivística, así como a los principales directores de diversas instituciones encargadas de la custodia y mantenimiento de archivos públicos o privados portugueses.

Entre las intervenciones de estos dias, lideradas por Jorge Janeiro,  se contaron las conferencias de: Rui Carretero sobre la Fundación de la familia Eugenio de Almeida (FEA); Teresa Batista y Paula Mendes para mapear procesos históricos (Story Maps), en este caso del distrito de Évora (CIMAC); Idalete Lebre sobre el archivo de la reforma Agraria de Montemor-o-Novo (CDARA);Marta Páscoa sobre el archivo histórico de la Casa de Braganza (FCB);  Ana Prates sobre las posibilidades de financiamiento para conservar archivos por Alentejo 2020 (CCDR);  Antonia Fialho sobre la recuperación musical Orfeus;  Fatima Farrica sobre los archivos de Viana do Alentejo; Maria Rosario Martins sobre la memoria del Arquivo Municipal Eborense; Rita Nunes sobre el Arquivo del Comité Olímpico de Portugal (COP); o  Luis Santos sobre las oportunidades de la administración local para el financiamiento comunitario (DGLAB). Tales intervenciones son algunas de las muestras del encuentro programado por el ADE, de gran interés sobre el estado de la archivística en Portugal.

diapositivo1Puede bajarse el programa completo del ADE en PdF aqui

La sesión del 30 de noviembre estuvo dedicada a los retos que afectan a los archivos privados gestionados por el bien público (“Os desafíos dos arquivos da sociedade civil;  a iniciativa privada”). Dos intervenciones que conciernen particularmente a la temática asociativa se centraron en el papel de la gestión actual de las asociaciones privadas. Primero, Pedro Penteado (Arquivo de Torre do Tombo) se centró en  la red DGLAB para proteger archivos asociativos de Portugal, que explicó cómo ha sido la via para valorar las amenazas y necesidades de los archivos de las principales asociaciones de Portugal. Segundo, María Zozaya (FCT-CIDEHUS) presentó su análisis titulado «Papeles privados como bienes públicos. La supervivencia de los asociativos: los archivos de la Sociedade Harmonia Eborense y del Círculo Eborense (S. XIX a XXI)»

La investigación de María Zozaya estuvo de nuevo inserta en el campo intermedio que afecta al ámbito público y privado. En ella analizó el papel de entidades públicas cuando en la actualidad intentan rescatar y conservar los archivos de asociaciones privadas masculinas, que nacieron en el marco del liberalismo constitucional europeo. Se ha centrado  en dos círculos alentejanos que considera ejemplares por su significación en el pasado y por el tratamiento de su archivo desde el siglo XXI. Primero, el Círculo Eborense (=CE), espacio creado en 1836 por la élite conservadora. Segundo, el archivo de la Sociedade Harmonia Eborense (=SHE), fundada en 1849 por los grupos republicanos de la élite.

CE_SHE_AFE_ZozayaFuente: María Zozaya, mezcla de imágenes (SHE: AFE; CE).

Zozaya se ha centrado en dos tipos de acciones movilizadas para rescatarlos desde entidades científicas de gestión pública, con el objetivo de salvaguardar para la sociedad el valioso legado de estos archivos privados. Primero, hace prácticamente un lustro, por iniciativa de varios de sus socios, las imágenes fueron entregadas en tenencia al Archivo Fotográfico de la Ciudad, y después los documentos de la SHE fueron entregados al Arquivo Distrital para su custodia y descripción durante 30 años. Segundo, los documentos del Círculo Eborense recientemente están siendo recuperados, desinfectados y descritos gracias a un proyecto movilizado desde el CIDEHUS por un equipo compuesto por Maria Ana Bernardo, David Batista y María Zozaya, con el apoyo de Jorge Janeiro (ADE), la participación esencial en el plano económico de la Fundación Calouste Gulbenkian.

En su ponencia, Zozaya analiza cómo el objetivo de rescatar una historia de comunidades basadas en la sociabilidad privada ha movilizado a especialistas que trabajan para el ámbito público.

De este modo, cuando se consigue la llave simbólica para entrar en el archivo de una asociación y se intenta recuperarlo para el bien común, se revalorizan los documentos generados y custodiados por organizaciones que se encontraban en espacios de sociabilidad privados. Al tratarse de círculos asociativos de naturaleza colectiva -normalmente masculinos-, se complica la toma de decisiones sobre su destino, y hay que valorar cautelosamente los riesgos de la inversión en este patrimonio comunitario. En la mayoría de los casos en que se resuelve la necesidad de intervenir esos archivos en pleno siglo XXI -muy lejos de la antigua pujanza de estas asociaciones-, se reconoce que la vinculación con el patrimonio público es imprescindible para conservar definitivamente sus fuentes, ya lamentablemente muy mermadas.

she_cidehus_fotopropostamariazozaya1-1Puerta de entrada a la Sociedad Harmonia Eborense con el agujero de cerradura abierto. Foto: María Zozaya

Así, cuando se rescatan estos archivos gracias a especialistas interdisciplinares, se da un relevante paso para la Historia Social Contemporánea. Es una forma indirecta de reconocer en el siglo XXI el papel que estos círculos cumplieron desde el siglo XIX, al revalorizar la documentación que desde su creación generaron para el desenvolvimiento de la vida cotidiana del ciudadano. Al recuperar estos archivos se pasa a atraer para el bien público el contenido de espacios asociativos de naturaleza privada que custodiaron durante décadas la memoria colectiva. Para que este proceso sea posible, a mi juicio ha de incidirse en el papel de la confianza y de la colaboración, de la concienciación ciudadana, y en la consolidación de especialistas que sepan interpretar estas fuentes para escribir una verdadera historia colectividad en espacios de sociabilidad.

Citar esta entrada :

Maria Zozaya, «La llave de la asociación (archivos del bien privado al público)», en Sociabilidad y Élites, ISSN: 2444-8052; 30-11-2016, https://sociabilidad.hypotheses.org/1015.

Citar la conferencia (pronto subiremos el PPt):

Maria Zozaya, «Papeis privados são bens públicos: A sobrevivência dos espólios associativos: os arquivos da Sociedade Harmonia Eborense e do Círculo Eborense (séculos XIX a XXI)», em: Jorge Janeiro (Coord.), Colóquio comemorativo dos 100 anos do Arquivo Distrital de Évora,  Évora, UÉ, 30-11-2016.

*

Safe Creative License: 1611309955534

All rights reserved.

Maria Zozaya

Nacida en Madrid en 1975. Doctora y Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a múltiples lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

165 años de asociacionismo en Évora

Por María Zozaya

Para qué ser miembro de una asociación? Cuál es el interés concreto de permanecer en ella? Se busca el simple encuentro con el grupo de pares en el bar o son relaciones más intensas que nacen del fruto de la vida de relación y la confianza lo que se persigue? Son iguales los objetivos buscados por los socios en un círculo que cuenta con 165 años de vida?

Obviamente son diferentes, a la altura de 1840, cuando este tipo de entidades nacieron, tanto en la Península Ibérica como en Europa, fueron un resultado de la necesidad de acomodarse a los tiempos. A mi juicio, surgieron como respuesta social , primero al momento de conflicto entre absolutismo y liberalismo, donde eran necesarios espacios que proclamasen la fraternidad y armonía social, en mi opinión muy ligadas entonces a los principios de la masonería. Segundo, sirvieron para adaptarse al liberalismo naciente, en el sentido de que estas asociaciones cumplieron varias funciones de manera informal. Es decir, los círculos eran lugares donde los varones desenvolvian diversas facetas informales de la esfera pública, canalizaban secretas inquietudes políticas, entonces prohibidas en la mayoría de espacios públicos y por los mismos estatutos de tales círculos. Asimismo, trazaban redes sociales en el campo de los negocios, que a menudo se extendían en los familiares, cuando se conseguía casar con el empresario a las hijas de los socios. Por último, esa unión social se proyectaba externamente a través de símbolos sociales que venían a generar formas de identidad que constituían las vías de representación de la nueva clase social amalgamada de burguesía y aristocracia.

Para qué ser socio de una asociación? Cuál es el interés concreto de permanecer en ella? Se busca el simple encuentro con el grupo de pares en el bar o son relaciones más intensas que nacen del fruto de la vida de relación y la confianza lo que se persigue? Son iguales los objetivos buscados por los socios en una sociedad que cuenta con 165 años de vida? Obviamente son diferentes, a la altura de 1840, cuando este tipo de sociedades nacieron, tanto en la Península Ibérica como en Europa, fueron un resultado de la necesidad de acomodarse a los tiempos. A mi juicio, surgieron como respuesta social , primero al momento de conflicto entre absolutismo y liberalismo, donde eran necesarios espacios que proclamasen la fraternidad y harmonía social, en mi opinión muy ligadas entonces a los principios de la masonería. Segundo, para adaptarse al liberalismo naciente, en el sentido de que estas asociaciones cumplieron varias funciones de manera informal. Es decir, los círculos eran lugares donde los varones desenvolvian diversas facetas informales de la esfera pública, canalizaban secretas inquietudes políticas, entonces prohibidas en la mayoría de espacios públicos y por los mismos estatutos de tales círculos. Asimismo, trazaban redes sociales en el campo de los negocios, que a menudo se extendían en los familiares, cuando se conseguía casar con el empresario a las hijas de los socios. Por último, esa unión social se proyectaba externamente a través de símbolos sociales que venían a generar formas de identidad que constituían las vías de representación de la nueva clase social amalgamada de burguesía y aristocracia.

Pero ahora el panorama es muy diferente: ya no hay prohibiciones políticas a ese respecto, pues en democracia el espacio político se traslada a otros lugares. Mujeres y hombres entran en estos espacios, en ellos se exploran otras facetas culturales a las que tienen acceso como socios, se da un encuentro mayormente desinteresado. Entonces, cuál es el objetivo de estos círculos? cuál es el sentido de su existencia más allá de otras entidades sociales que cubren facetas que tales clubes ofrecen? A mi juicio, la vida de relación consolidada. La confianza y el concepto de pertenencia a un grupo donde encontrarse en una segunda casa. Pero hay muchas otras propuestas que fueron formuladas por los contertulios.

El 23 de mayo estas y otras preguntas fueron planteadas, junto con muchas otras propuestas de hondo calado que fueron naciendo al hilo del debate en las “Conversaciones sobre… 165 años de asociacionismo en Évora”. Primero dieron unas líneas históricas y sociológicas varios investigadores que han trabajado en la materia. Maria Ana Bernardo, que planteó el panorama teórico en que estas sociedades se desenvolvieron desde sus inicios hasta 1880; Fernando Gameiro, que habló del marco de mantenimiento social, y de las elites rectoras de estos espacios, y Maria Zozaya, que planteó las preguntas comentadas  y los aspectos de la llegada del liberalismo también señalados en el texto. Muchos socios hicieron propuestas interesantísimas que pueden comentar en la parte inferior de éste blog (“Deja una respuesta”). Ésta sesión fue organizada en el seno del Grupo de Historia y Patrimonio de la Sociedad Harmonia Eborense. Se trataba del marco perfecto, pues es una antigua asociación viva donde se siguen manteniendo las actividades sociales más de un siglo después de su creación, en 1849. El evento cultural fue patrocinado por los excelentes vinos alentejanos Roquevale.

165anosAssociativismoEvoraZozaya95_n

Cartel de la Sociedad Harmonia realizado con fotos del Arquivo Fotografico de Évora, cque custodia parte de los fondos de la Sociedade Harmonia Eborense (1899-1950).

Con Fernando Gameiro, Maria Ana Bernardo (CIDEHUS, U.Évora, FCT),

Maria Zozaya (CIDEHUS, U. Évora, FCT).

Maria Zozaya

Nacida en Madrid en 1975. Doctora y Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a múltiples lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

Sellos, marcas y escudos societarios. Objetos con Historia

Por María Zozaya 

La Sociedad Harmonia Eborense fue durante el siglo XIX una de las más representativas del Alentejo. Por ello cobran más importancia los elementos simbólicos a los que se pudo vincular. Durante las primeras fases de su creación (1849-1899) fue una asociación sin símbolos. Esto pudo estar motivado por la austeridad alentejana, por las  tendencias regionales seguidas en la época, pues hasta la primera parte del siglo XX no buscaron un emblema en un escudo.

¿Es lo mismo un signo que un símbolo o que un sello? Certeza que no. Esto lo sabían bien en las asociaciones y círculos elitistas fundados en el siglo XIX . Incluso algunos de ellos evitaron intencionadamente tener uno durante el siglo XIX. Eso es a mi juicio lo que sucedió en el caso concreto de la Sociedade Harmonia Eborense. Vayamos por partes.

En la década de 1830 surgían múltiples asociaciones al calor del Liberalismo político. Querían allanar los conflictos generados por las constantes luchas entre el mundo absolutista del Antiguo Régimen y el elemento liberal, entonces aún de naturaleza bastante moderada (1). Al calor del denominado “espíritu de sociabilidad” nacían múltiples círculos y clubes en toda Europa con nombres equivalentes de Círculo de la Unión, Sociedad de los Amigos, Club de Amistad , y otros equivalentes. Solían vincularse a sellos y símbolos que los representaban, manos implicando la unidad, o cadenas de fraternidad, o simplemente el nombre de la unión como leyenda  (2). A mi juicio, en ese contexto se enmarca en 1849 el nacimiento de la Sociedade Harmonia Eborense (SHE). Como se puede comprobar con diversos documentos del Archivo Distrital de Évora, durante todas las décadas iniciales de su trayectoria la institución se mantuvo sin sello ni emblema.

Entonces, fueron los signos lingüísticos los que codificaron su identidad simbólica hasta la altura de 1900. Primero, en el propio nombre de “Harmonia”, como se encuentra en diversos documentos del círculo y en su marca institucional por antonomasia, el sello. Segundo, con sus siglas, que representaron su marca de identificación de forma centenaria; éstas pueden encontrarse  en la entrada a la sede, en las puertas de la entidad, en una mesa y en diversos objetos cuyas imágenes restan en fotografías. Tercero, en los propios mayordomos de la institución, identificados normalmente con los emblemas de la entidad. Cuarto, otros elementos simbólicos como una tumba en el cementerio que María Zozaya ha descubierto con motivo de esta investigación, elemento simbólico que suponía la representación arquitectónica tras la muerte de  la presencia de la institución en la ciudad. Por último, algunos símbolos y emblemas creados de forma extraordinaria, y el emblema  finalmente creado después del primer tercio del siglo XX. Se trata de su actual blasón, el escudo de la SHE que remite al mundo del juego, constituyendo un emblema con los elementos aglutinadores de aquella entidad, nacidos del mundo del ocio en esa altura. El hecho de que se buscasen otro tipo de representaciones hasta la fecha y que después se catalizase en este aglutinador común del tiempo de ocio son también indicativos de la propia imagen que se quiso dar de la institución antes y después de aquella fecha. Todas estas cuestiones serán analizadas por María Zozaya el 3 de mayo en la Sociedad Harmonia Eborense, en las conferencias “Objetos con Historia” organizada por la Sección de Patrimonio de la SHE (17:30 horas, entrada libre).

10174800_637277409684114_947988754554771567_n

 Cartel realizado para la Sociedade Harmonia Eborense con invitaciones de la entidad (1890-1920), custodiadas por el Archivo Distrital de Évora.

Conferencia impartida por Maria Zozaya (CIDEHUS, U. Évora, FCT).

Referencias:

(1) María Zozaya, El Casino de Madrid, orígenes y primera andaduraMadrid: Casino de Madrid,  2002.  ISBN:84-607-6150-9; 280 pp. Dspace: http://hdl.handle.net/10174/8897

(2) María Zozaya, “Sociabilidad y Fraternidad. Influencias masónicas en la creación de círculos asociativos (1800-1850)” En: Ferrer y Benimelli, José María; y Fernando Martínez (Coords); La masonería española: represión y exilios. Almería: Universidad y Centro de Estudios de la Masonería, 2010. ISBN:978-84-8380-263-2; Volumen. II, Páginas: 1373-1390. Bájatelo en Dspace: http://hdl.handle.net/10174/8891

Maria Zozaya

Nacida en Madrid en 1975. Doctora y Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a múltiples lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

Venganza moral de la multitud: justicia popular atacando espacios del poder

En 1971 Edward P. Thompson sacó a la luz su estudio sobre “la economía moral de la multitud” en la revista Past and Present.

Desde entonces, ese concepto ha quedado como una categoría de análisis en Ciencias Sociales, su estudio ha sido reeditado y revisitado, y ha sido empleado por historiadores, sociólogos y economistas.

Puede decirse que está referido a las formas comunales de concebir una economía justa. A los medios que tiene la sociedad de encontrar un equilibrio cuando hay una iniquidad ejecutada en la práctica cotidiana por personas que tienen algún tipo de poder. En un plano histórico, siguiendo los criterios de Thompson, se ha aplicado este término a fenómenos económicos de la subida de los precios de los alimentos básicos.

En concreto, cuando a través de transacciones y encarecimientos de tales productos una elite generaba una situación que el pueblo consideraba injusta y se levantaba contra ella (cuyas formas de protesta han seguido vigentes hasta hoy dia, como ha podido comprobarse en la primavera árabe). Los mecanismos de hacer justificia popular resultaban muy particulares, y se basaban en la premisa de hacer justicia dando una leccion al iniquidor. En el artículo “Moral revenge of the crowd”, uso y transformo aquella categoría. La aplico para entender diversas formas de levantamiento que tuvieron lugar en el Madrid de 1854 y para acercarme a las formas de justicia popular, que normalmente han sido ignoradas por los escasos estudios que existen al respecto.

El_palacio_de_Cristina_en_la_noche_del_17_de_julio

En julio de 1854, los gobernantes que habían conseguido enriquecerse a costa de la explotación del pueblo fueron asaltados, pero no directamente, sino a través de los espacios que les representaban, como magníficos palacios que encarnaban su riqueza o sus espacios de reunión. Habían generado unas redes sociales que se materializaban, tanto en el periódico el Heraldo que expresaba su idología, como en reuniones en espacios de sociabilidad aristocrática, del que era el máximo representante el Casino de Madrid. Como se había convertido en un nido de la élite del poder, los grupos de conspiradores se hicieron socios del círculo cuando estaban preparando la revolución, y emplearon también una serie de estratagemas ligadas a las redes sociales establecidas en allí entre los gobernadores. Esto motivó que los grupos de conspiradores se hicieran socios del círculo cuando estaban preparando la revolución y toda una serie de estratagemas ligadas a las redes sociales allí establecidas.

Al estallar la revolución, el pueblo en armas atacó los espacios simbólicos desde donde los corruptos ejercían el poder: el Casino, los palacios con sus pertenencias, la sede del gobierno y del periódico moderado que les representaba. La casuística de los asaltos presenta lo que he denominado  “venganza moral de la multitud” (en cuyos mecanismos de actuación me centro de la p. 32 a 45). Se plasma en las formas del pueblo de ejercer la justicia social simbólica, tales como: atacar al Casino con una barricada  que pretendía cortar la cabeza al presidente del Casino (como representante del poder corrupto que encarnaba para el pueblo toda la institución), y una vez que lograron herirle, los propios sublevados le ayudaron a ir al hospital. La queja que considero mas representativa es la de la quema de las pertenencias de los palacios en piras de fuego, expiatorias simbólicamente de los excesos del lujo. Precisamente, en una de las piras, cuando un hombre intentó robar una pieza de valor, el pueblo lo mató porque estaba traicionando el levantamiento (y su premisa contra el robo), ante lo cual se congratularon porque era el modo justo de concebir la revolución. Posteriormente se enalteció y justificó al pueblo de sus desmanes y quedó exonerado de toda culpa. Ello cual se explica a mi juicio como resultado del triunfo progresista que dio paso al Bienio Progresista (1852-54), justificando la altura moral de los ataques y las quemas incluso desde el poder.

María Zozaya (2012), “Moral Revenge of the Crowd” in the 1854 Revolution in Madrid, en el Bulletin for Spanish and Portuguese Historical Studies, num. 37, Iss. 1, art. 2.

Para descargarlo gratuitamente, pincha aqui, donde hay un resumen en la parte central, y en el lado derecho superior está la tecla para bajarlo (download); se pincha y aparece la solicitud de “login” y de “nuevo ususario”, que se consigue rápidamente escribiendo un mail y un codigo (luego te lo recordará por mail cuando precises), que es muy útil para bajarse mas artículos de la revista.

Maria Zozaya

Nacida en Madrid en 1975. Doctora y Licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a múltiples lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube